Skip to content

Cuidados para las almohadillas de los perros

cuidados

Las almohadillas de las patas de un perro son áreas muy importantes, y a menudo descuidadas, del cuerpo de un perro. Están compuestos de piel, huesos, ligamentos y sangre. Son como nuestros pies, sensibles a la temperatura y al terreno; la única diferencia es que se adaptan al entorno más rápido. Un perro camina sin zapatos, y por lo tanto, las almohadillas de las patas siempre están sujetas a duras condiciones, ya sea en condiciones climáticas o en superficies ásperas para caminar. Esto los hace extremadamente susceptibles a las lesiones. Una almohadilla de la pata lesionada puede atravesar a un perro hasta la recuperación cojeando. Pero dos almohadillas de pata lesionadas, y tu perro no podrá moverse. Los siguientes son algunos problemas que pueden afectar las almohadillas de las patas de un perro, junto con las posibles opciones de tratamiento que se deben seguir para el mismo. También hay una lista de cuidado básico de la almohadilla de la pata que puede examinar, solo como medida preventiva.

Agrietamiento o Peeling

Las patas agrietadas o peladas pueden ser consecuencia de cualquier cosa, una lesión durante el juego, un invierno severo o sequedad. Estas grietas son dolorosas para el perro y también tienden a sangrar. Compruebe si hay abrasiones a lo largo de la almohadilla; se sentirán ásperas al tacto.

Enjuague la pata en una solución de lavado antibacterial de agua tibia. Verifique detenidamente si hay restos alojados que puedan haber causado la lesión. Intenta eliminarlo enjuagando. O con un par de pinzas. Pídale a su veterinario una pomada para aplicar en el área y véndalo para evitar que la herida vuelva a abrir.

Quemaduras

Hay dos formas comunes en que las almohadillas de las patas de un perro pueden arder. Uno camina sobre una superficie caliente durante el verano, y el otro es las sales y los productos químicos diseminados en el camino para derretir el hielo durante el invierno.

Las almohadillas de las patas quemadas muestran síntomas de descamación, enrojecimiento y formación de ampollas. Lo primero que debes hacer es sacar a tu perro de esa superficie. A continuación, lave las almohadillas de las patas se enfríen, limpie el agua. También puedes usar un lavado antibacterial; Mantenga uno a mano todo el tiempo. Pregúntale a tu veterinario por la mejor marca. Luego lleva a tu perro a la clínica.

Patas crudas

Si las patas de su perro parecen inflamadas y sin procesar, existe la posibilidad de que su perro esté experimentando granuloma lamer. Es un problema psicológico, en el que el perro se lame continuamente una pata, ya sea por aburrimiento, estrés o un TOC.

La pata permanece herida ya que la lamida impide que cicatrice. En tales casos, vendar la pata después de administrar la pomada correcta es una opción segura. Deberá consultar a su veterinario sobre los problemas de comportamiento que presenta su perro, ya que obtener ayuda para estos es extremadamente importante.

Rojez

Si notas rojez en una o más de las almohadillas de tu perro, puede haber múltiples razones para eso. Algunos de los más comunes son las alergias a ciertos productos químicos que se usan en la casa, las alergias a los alimentos, las infecciones por hongos, la picadura de un insecto, las uñas rotas o incluso una infección por hongos.

Visita este link para mas información acerca de cuidados para tu perro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *